Cómo recomendar a un amigo sin quebraderos de cabeza

Cómo recomendar a un amigo sin quebraderos de cabeza 1

Hasta hace poco más de un año, si uno de los objetivos mensurables de tu web era el de la redifusión de su contenido, no había problema alguno. Bastaba con poner el típico formulario de "recomendar a un amigo", devolver al final del envío a una página de ok establecida como objetivo final en analytics, y medir al cabo del tiempo su uso. Facilísimo.

Sin embargo desde aquella polémica sentencia de la AEPD de 2008 contra una empresa que usó con total normalidad esta funcionalidad, el tema no es tan fácil. Al parecer, la razón de peso de la sentencia no está ni en que la empresa recabase los e-mails de manera fraudulenta para sus correos comerciales, ni en que los destinatarios no hubiesen dado su conformidad para recibir estas recomendaciones por parte de sus amigos. El quid de la cuestión estuvo en el envío de ese e-mail desde la IP pública de la web de dicha empresa.

Yo me pregunto si el envío de recomendaciones desde una plataforma de webmail es también considerado spam. En ese absurdo e indéntico caso, los proveedores de hosting ya pueden empezar a desactivar el acceso a las cuentas de e-mail de sus clientes mediante dicha plataforma.

Amén de comparaciones con las recomendaciones en redes sociales y publicitarias de servicios como Gmail, a los que siempre será más difícil perseguir, bien estará que pensemos cómo publicitar nuestras páginas sin quebrantar las leyes de nuestro país.

Tengo dos propuestas al respecto por dos vías de ataque.

  • Vía directa: heredera del anterior "recomendar a un amigo" pero con el inconveniente de que no es mensurable como objetivo. Consiste en seguir facilitando dicho enlace pero explicando que debe hacerse mediante el correo electrónico particular, por estricto cumplimiento de las leyes de protección de datos de nuestro país. Como mucho podría también facilitarse un enlace que solicite la apertura del programa de correo del cliente.
  • Vía indirecta: si sabemos que no se va a perseguir a los gigantes de la red tipo facebook y google ¿por qué no abrir una cuenta en las redes sociales y recomendar cuanto queramos, midiendo luego el impacto de nuestras acciones con analytics separando su tráfico por segmentos? ¿Por qué no darnos de alta en feedburner o en el canal rss que más nos guste y monitorizar las suscripciones a nuestras noticias?

Si a alguien se le ocurren otras alternativas, el momento no es mañana, ¡es ahora, comenta!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Un proyecto de innovación y gamificación: La...
Hemos creado un juego que demuestra lo importante...
Teletrabajo antes y después del coronavirus
¿Es el teletrabajo el remedio -a nivel laboral-...
Qué es un error 500 y cómo...
El error 500 es uno de los más...
Abrir chat.
Powered by